miércoles, 14 de febrero de 2018

LA NIÑA SIGUE DEBILITÁNDOSE

La Niña en el Océano Pacífico continúa disminuyendo. Según el ultimo análisis de la "Oficina de meteorología de Australia" (bom) las temperaturas de la superficie del mar en el Pacífico central tropical se han calentado constantemente desde fines de diciembre, y la mayoría de los modelos prevén que La Niña terminará temprano en el hemisferio sur en otoño.
Los indicadores de El Niño-Oscilación del Sur (ENSO) continúan mostrando al menos algunas características de La Niña. Las temperaturas de la superficie del mar indican un débil patrón de La Niña, con las aguas más frías concentradas en el Océano Pacífico oriental, mientras que el Índice de Oscilación del Sur es neutral, pero débilmente positivo. El rápido debilitamiento de los vientos alisios puede acelerar el declive de La Niña.
Por otro lado el último analisis del NOAA para el evento ENSO La Niña permanece en su lugar, pero una ola de agua tibia que se extiende hacia el este bajo la superficie es un signo de debilitamiento. Hay un 55% de posibilidades de que las condiciones vuelvan a ser neutrales para la temporada de marzo a mayo.

Sí bien se esta previendo un debilitamiento del evento para los próximos meses, en la Argentina las condiciones climáticas que se estuvieron presentando desde diciembre se van a mantener constantes. El exceso de lluvias sobre el NOA del país y las marcadas sequías sobre el centro del territorio seguirán por lo menos durante el mes próximo agravando más la actual situación. 

martes, 30 de enero de 2018

La Niña probablemente haya pasado su punto más alto

La Niña puede haber alcanzado un máximo en las últimas semanas. Las temperaturas de la superficie del mar en el Pacífico tropical central se han calentado ligeramente desde fines de diciembre, y la mayoría de los modelos pronostica que La Niña terminará en el otoño austral.
Los indicadores de El Niño-Oscilación del Sur (ENSO) continúan reflejando a La Niña. Las temperaturas de la superficie del mar muestran un débil patrón de La Niña, con las aguas más frías concentradas en el Océano Pacífico oriental. Del mismo modo, los indicadores atmosféricos como los vientos alisios y la nubosidad muestran claras características de La Niña. El Índice de Oscilación del Sur (SOI) también se encuentra en los niveles de La Niña, aunque ha fluctuado durante la temporada de verano debido al paso de los sistemas climáticos tropicales.

Para que 2017-2018 sea clasificado como un año de La Niña, los umbrales deben excederse durante al menos tres meses. 

fuente: http://www.bom.gov.au/climate/enso/

sábado, 16 de diciembre de 2017

SE ESTABLECE LA NIÑA EN EL PACÍFICO TROPICAL

LA NIÑA ha llegado al fin. Los modelos climáticos sugieren que La Niña será débil y de corta duración, persistiendo hasta principios del otoño 2018.
Los signos de La Niña en el Pacífico ecuatorial han aumentado durante la primavera. La parte central a oriental del Océano Pacífico tropical se ha enfriado de manera constante desde el invierno, y ahora se encuentra en los umbrales de La Niña (0.8 ° C por debajo de la media). Los indicadores atmosféricos, incluido el Índice de Oscilación del Sur (SOI) y los vientos alisios, también muestran claros patrones de La Niña.
Para que 2017- 2018 sea clasificado como un año de La Niña, el evento debe durar al menos 3 meses.

martes, 24 de octubre de 2017

Asoma La Niña.

El Niño Oscilación del Sur (ENSO) se encuentra actualmente neutral. Sin embargo, los modelos sugieren que el Océano Pacífico tropical continuará enfriándose, lo que hace que la posibilidad de que se forme La Niña a fines de 2017 sea al menos del 50%; alrededor del doble de la probabilidad normal. Si bien esto significa que la perspectiva ENSO se ha desplazado a La Niña en observación, las perspectivas de las precipitaciones siguen siendo neutrales debido a los controladores climáticos que compiten entre sí.
Después de un breve período de calentamiento, las aguas superficiales del Pacífico tropical se enfriaron significativamente en la última quincena, y por lo tanto, el Océano Pacífico tropical central a oriental ahora es generalmente más frío que el promedio. Los indicadores atmosféricos de ENSO, incluido el Índice de Oscilación Sur (SOI), los vientos alisios y la nubosidad cerca de la línea internacional de cambio fecha, también se están acercando a los niveles de La Niña.
Siete de los ocho modelos climáticos internacionales encuestados sugieren que la temperatura de la superficie del mar alcanzará o superará los umbrales de La Niña en noviembre de 2017. Sin embargo, los indicadores deben permanecer en niveles de La Niña durante al menos tres meses para que se considere un evento. Esto es pronosticado por seis de los ocho modelos. Si se produce La Niña este año, es probable que sea breve y débil, ya que se pronostica que la temperatura de la superficie del mar volverá a calentarse a principios de 2018, ya que el otoño austral es el momento en que los eventos de La Niña normalmente decaen.
fuente: http://www.bom.gov.au